viernes, 16 de noviembre de 2012

2 días


Ayer salí otra vez por la noche, pero no bebí, bueno, una cerveza pero que eso no me emborracha. A las 18h30 me había dado un atracón de muuuuchos guisantes con medio bote de salsa boloñesa y 6 salchichas frankfurt con ketchup mientras veía Sexo en Nueva York al volver de dar un paseo por el río con mi amiga francesa, la bailarina.

Me dije lo de siempre: "Me como esto ahora y ya no ceno ni como nada hasta mañana. Me voy a acostar tarde así que van a pasar muchas horas y no voy a perder peso pero al menos no voy a engordar." Lo malo es que mientras me digo esto, ya estoy dudando de mi propia fuerza de voluntad y hay otra vocecilla que dice: "Sabes que son las 18h30, vas a volver a la 1 o a las 2 de la mañana y te vas a comer a dios por los pies."

Pues volví a casa y como siempre, me iba hablando a mí misma por el camino concienciándome de que no debía comer y de que no tenía hambre. Y era cierto, no la tenía, eso era lo más sorprendente.
El caso es que tenía que preparar una cosilla para el trabajo al día siguiente y me dije que como no tenía sueño, lo acabaría antes de dormir: RIESGO, NO TENÍA HAMBRE EN ESE MOMENTO PERO EL QUEDARME HACIENDO EL TRABAJILLO PODRÍA HACER QUE ME DIERA HAMBRE DESPUÉS. Recé para que mi compañero de piso estuviera en casa como la noche anterior y así no comer nada tampoco por vergüenza de ponerme a comer a esas horas.


Llegué a casa sobre la 1h30 de la madrugada e hice lo inimaginable: me puse el pijama, me senté en el sofá, cogí el ordenador y empecé a hacer lo que tenía que hacer. Sin abrir el frigo. Sin mirar en el armario de la comida. Sin ansiedad. Llegué y me senté en el sofá. 

De vez en cuando me venía la idea de tomar una salchicha, total, por una no pasa nada, además me cuesta dormir con el estómago vacío y necesito estar bien descansada para el curro mañana (eso me decía mi yo gorda). Pero lo fui dejando, dejando, hasta que al final llegó mi compañero de piso borracho con el vecino de abajo y con un amigo, y entonces respiré tranquila del todo. Sabía que esa noche no comería nada.


Et voilà, dos noches consecutivas que vuelvo después de salir de fiesta, que me acuesto tarde pero que NO ME DOY UN ATRACÓN JUSTO ANTES DE DORMIR. Vale que me lo di en la merienda, pero era temprano y superé mi mayor problema ahora mismo que es el atracón de la noche que además engorda más que cualquier otro.

Creo que al menos así poco a poco estoy volviendo al buen camino y reforzando mi fuerza de voluntad.


Intake
Desayuno: yogur natural + plátano mediano
Almuerzo: alubias verdes +  salsa boloñesa + una zanahoria
Merienda-cena: vaso de sopa/crema de verduras + guisantes + 2 huevos con tomate + 2 salchichas frankfurt + 2 cucharaditas de compota de manzana
Ejercicio: andar una hora

Esta noche vuelvo a salir, pero esta vez sí, bebiendo mucho... Hay una fiesta enorme en casa de un amigo de Túnez y ha invitado a todo el mundo y tengo muchas ganas de socializar con franceses. Espero quedarme allí a dormir para así no comer al volver a casa por la noche. Y si tengo que volver a mi casa, espero poder controlarme por tercera noche consecutiva. Sería genial. Lo bueno es que no tengo NADA de comida basura en casa, y bueno, casi que no tengo nada de comida en realidad. Solo yogur, 3 plátanos, 2 salchichas, huevos... Tengo pasta, pero eso hay que cocerlo y espero CON TODO MI CORAZÓN que me dé pereza ponerme a cocinarlo. Desgraciadamente tengo episodios en mi mente de volver de fiesta y ponerme a freír huevos y a cocer pasta... PERO ESTA NOCHE NO. 
Si he vuelto de fiesta dos noches y no he comido nada, lo puedo hacer tres noches también. Me iré directa a mi cama sin pasar siquiera a por agua.


7 comentarios:

  1. Como me alegra ver que lo vas superando! Tienes que resistir el atracón, no puede ser de otra forma, porque sino seguiremos siendo las gordas de siempre, y sin derecho a quejarnos porque es culpa nuestra.
    Yo suelo repetirme mucho esta frase: "yo controlo la comida, la comida no me controla a mi".
    Basta de excusas, tenemos que ponernos muy firmes, porque cuando nos demos cuenta está ahí el verano, y yo paso de perderme un solo día de playa por sentirme una gordinflona!! :(

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Me alegra muchísimo saber que lograste superar ese obstáculo! Si seguís así ya se va a volver un habito y no tendrás mas atracones en la noche.
    Te deseo mucha suerte,
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa, felicitaciones! De a poco te vas a acostumbrar a siquiera pensar en comer al volver de fiesta! Sigue así linda, con todas esas fuerzas :3
    Un besito♥

    ResponderEliminar
  4. VOS PODES :) Paso super rapido. Saludos, y mucho animo. Un abrazo, angela.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien nena!!! xa mi, ese es el momento mas dificil de resisitr del dia, pero cuando al cuerpo habituado a que de noche no se come, te cuesta menos.

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones! Me pasa como a vos, los mayores atracones me dan en la noche, y ahora por suerte los puedo controlar y hace mucho no me doy uno. Nosotras podemos! Besos!

    ResponderEliminar

Gran parte de mi fuerza de voluntad depende de vuestros comentarios de ánimo. ¡Gracias!